Los viejos cafés del romanticismo fueron durante el siglo XIX y la mitad del XX, reunión de políticos, revolucionarios, intelectuales, poetas, literatos, artistas, empresarios, noctivagos, pierdetempistas, conspiradores y aristócratas. También la clase popular fue espectadora de tertulias encendidas, discusiones subidas de tono o debates sesudos que se oreaban al humo de una taza de café. En estos viejos escenarios, sobre una mesa de mármol, nacieron discursos incendiarios, proclamas con olor a sangre, obras importantes de nuestra literatura, artículos para la discordia, peleas entre escritores, retos a duelo, citas de amores clandestinos. ¿Te imaginas poder visitarlos de nuevo?

Los viejos cafés eran un microcosmos donde todo giraba en torno a las tertulias y a los tertulianos. De la mano del autor, en este ‘Los Viejos Cafés de Madrid’, hacemos un recorrido nostálgico, íntimo, ameno y detallado por aquellos románticos cafés que fueron desapareciendo a medida que el progreso sacaba los veladores y la tertulia a la calle, y el reloj del hombre del siglo XX no concedía espacio para la charla reposada, para hablar y discutir sobre una mesa cuyo mármol blanco estaba salpicado por máculas de café. Recuperemos el tiempo y el ambiente de aquellos locales, que es recuperar parte de la historia de Madrid.

Ángel del Río, Cronista Oficial de la Villa, narra en primera persona aquella bohemia madrileña que conspiraba y se divertía en torno a una mesa o un diván de terciopelo. Aquí nos toparemos con personajes muy conocidos de la vida capitalina, políticos de toda ideología, jóvenes revolucionarios, poetas, toreros y artistas. Todos ellos hacían de estos lugares unos auténticos mentideros públicos, como los que dominaron Madrid centurias atrás.

Localizaremos en ellos hechos históricos, episodios costumbristas y situaciones que  se meen entre el esperpento y la frivolidad típicas de la época. Podremos dialogar con Valle-Inclán, penetrar en la Cripta Sagrada del Pombo, acompañando a Ramón Gómez de la Serna, reírnos con las ocurrencias de madame Pimentón, a la puerta del Gijón; escuchar a Albéniz y Arbós en Platerías, cruzarnos con Bécquer en el Suizo, hallar en animada charla  Benavente en el Levante, ver salir a Cánovas del Ayala y a más. Muchísimos más. Un paseo perfectamente relatado e ilustrado con imágenes antiguas que hará revivir la memoria de muchos de los locales que marcaron, tiempo atrás, el humeante latido de Madrid.

¡Hazte con este libro en nuestra tienda online! 

Los viejos cafes de Madrid