nav-left cat-right
cat-right

La inclusa de Madrid

En 1567 la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de las Angustias -encabezada por la nobleza y algunos religiosos- se estableció en el Convento de la Victoria. Las limosnas que obtenían eran cuantiosas, así que pensaron en dar un buen fin a estos donativos. En un primer momento, se recogerán a las personas convalecientes que salen de los hospitales. Será en 1572 cuando se piense en dar asilo a los niños recién nacidos que aparecían en las calles o portales.

En 1587 se acordará el traslado de los expósitos junto a sus matronas a una casa de la Puerta del Sol. Allí se acogían a niños de padres desconocidos, a los que nacían en los Desamparados, Casa de la Esperanza, Hospital de la Pasión y los que depositaban en el Refugio. Estos establecimientos abonaban 18 reales de vellón mensuales.

Llegó un momento en que era tal el número de niños abandonados, que la cofradía sufrió apuros económicos, razón por la que decidieron pedirle ayuda al Rey; quien respondió ofreciendo una ayuda anual de 10.000 ducados.

A pesar de todos los intentos, en 1654 la Cofradía se extinguió pero no la actividad. Siglo y medio después, una Junta de señoras de honor trasladó la administración de la inclusa a la Galera Vieja, en la calle del Soldado. Poco después cambiaron a Mesón de Paredes.

Muy cerca de este colegio estaba el de Niñas de la Paz, sujeto también a la Beneficencia, que absorbió finalmente a la Junta de señoras. La misión del nuevo establecimiento siempre mantuvo el mismo lema: recoger a cuantos niños abandonados aparecieran a sus puertas.

El procedimiento para albergar a un niño era siempre el mismo. Nada más llegar pasaba por la Sala de los Collares donde se les tomaba nota y se les colgaba su inscripción en un plomo que pendía del cuello. A continuación eran bautizados y después cada uno era asignado a un ama.

En la inclusa había nodrizas y amas, que eras las mujeres que venían de fuera para llevarse a los niños a sus pueblos. Los dormitorios de las amas estaban al lado de las salas de lactancia. Los horarios estaban muy organizados y casi nunca cambiaban.

En invierno se levantaban a las seis de la mañana para darles de mamar y dos horas después les aseaban y vestían para volver a darles el pecho. A las dos les alimentaban de nuevo y a las tres rezaban el rosario. A las seis de la tarde les volvían a poner al pecho y después dormían hasta las ocho, hora en que les entretenían un rato y a última hora les daban la última toma.

Las Hermanas de la Caridad eran quienes se encargaban de la lactancia y el destete. Una era la responsable del lavadero a cuyo cargo tenía cuatro amas, otra estaba al frente de la cocina junto a dos amas y otra se hacía cargo del destete de los niños.

La Inclusa acogía a niños de hasta siete años. A partir de esta edad, los varones pasaban a las segundas casas de socorros, llamadas de los Desamparados; mientras que las niñas iban al Colegio de la Paz. 

Más información en “Pasajes históricos de Madrid” de Ángel J. Olivares Prieto.

54 respuestas para “La inclusa de Madrid”

  1. toñy dice:

    mi correo es estherflakita@hotmail .es mi numero 662282922 mi madre tiena ahora 83 años y todavia piensa que a su niña se la quitaron

  2. MARIA DEL CARMEN dice:

    soy Mari Carmen, querría contactar con Josemari que dejo un mensaje en este foro el día 23/06/2013. Necesito hablar con el por que podría ayudarme mucho. Por favor mi correo es cgmarenales@gmail.com

  3. JOSE dice:

    Hola, Mari Carmen, soy José Mari. Acabo de enviarte un correo a la dirección que facilitas en tu mensaje. Dejo constancia aquí de ello por si por algún motivo no lo recibes. Un saludo.

  4. M Isabel De la Cruz Morcillo dice:

    Hola!! Yo nací en octubre del 1954, estuve en ese sitio hasta septiembre del 60 ; es como si mi memoria se hubiera borrado, recuerdo muy poco: retazoshe intentado po por mi cuenta pero solo conseguí una ppartida literal de nacimiento donde dicen q soy hija de padre desconocido y el nombre de una mujer y un pueblo donde dicen en el ayuntamiento q no figura como nacida ni vecina, no sé donde buscará yo recuerdo haber participado en una comunión, alguien sabe de alguna página o medio para intentar no recuperar nuestra memoria? Yo no tengo ni fotos ni nada de nada, mis padres adoptivos jamás me comentaron nada taxi q no tengo nada ni a nadie a quien preguntar; atentamente : mabel

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies