nav-left cat-right
cat-right

La histórica fábrica de Mahou

El Madrid olvidado

La familia Mahou al completo

La fábrica de Mahou fue fundada en 1889 en la calle Amaniel. Su nombre original fue: Hijos de Casimiro Mahou, Fábrica de Hielo y Cerveza. El edificio principal fue obra de los arquitectos Andrés Octavio y José López Salaberry que años después trazarían el proyecto de la Gran Vía.

La fábrica se dividía en varios edificios. Estaban en la misma calle Amaniel, en el número 29 estaban las viviendas y las oficinas y en el número 31, las oficinas principales, un bar y un restaurante. Durante algún tiempo, contaron con otra oficina en la calle Jacometrezo 17.

Dispusieron de una maquinaria puntera para aquel momento, como los compresores frigoríficos, las “cajas Saladín” para el malteado, una sala de cocción Ziemman y un tostador de dos pisos. Se embotellaban cuatro mil botellas a la hora, una cifra para tener en cuenta.

Aunque para dato, el que se alcanzó en 1962 cuando se trasladan a la gigantesca fábrica del paseo Imperial, donde la producción era de cuarenta mil botellas a la hora. En un principio, la cerveza se guardaba en barriles de madera y esos toneles se transportaban en carretas tiradas por mulas. En la década de los cuarenta, las carretas van siendo sustituidas por los camiones y los barriles de madera por los de aluminio. En 1993, la fábrica de Imperial se trasladó a Alovera (Guadalajara) y en 2003 el grupo Mahou se fusionó con San Miguel. El edificio de Amaniel alberga ahora el Museo ABC de Dibujo e Ilustración.

Más información en El Madrid olvidado de Carlos Osorio.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies