Curiosidades de los CementeriosEn el S. XIX estaba prohibido enterrar en suelo católico a los que no lo eran. Por eso, en 1854 se produce el primer enterramiento en el conocido como Cementerio Británico y a partir de ese momento son de hasta cuarenta y tres nacionalidades y distintas religiones las personas que son enterradas allí.

En 1796, el ministro inglés en Madrid, lord Bute compra un terreno muy cerca de la Plaza de Colón de Madrid, lo que se consideraba extramuros de la ciudad en aquel momento. La ciudad empezó a crecer y en 1831, momento en el que deciden construir el cementerio, las autoridades municipales ya no se lo permiten.

La solución es un trueque, aquellos terrenos de Colón a cambio de los que actualmente ocupa el cementerio británico en Carabanchel. Allí están enterrados, por ejemplo, el fundador de Lhardy (restaurante madrileño), la baronesa Tatiana de Korf, también se halla el panteón del periodista Herman Tertsch, la tumba de la familia Loewe, la de Charles Clifford, etc.

Es un cementerio donde no resulta extraño ver todo tipo de iconografía masónica, judía, egipcia… Como curiosidad, la del autor de este libro, José María Escudero, que cuenta que allí mismo conviven dos tumbas, una enfrente de la otra, la de un judío y la de un nazi.

Más información en Curiosidades de los cementerios de Madrid, de Jose Mª Escudero Ramos.