En esta ocasión os proponemos un viaje en el tiempo y retroceder casi un siglo hasta aparecer al final de los años veinte de la centuria pasada. En un abrir y cerrar de ojos estaremos en el esquinazo del hoy Palacio de Cibeles que mira impasible al Paseo del Prado. Esas son las denominaciones actuales pero en aquel día ambos eran conocidos como Casa de Correos y Salón del Prado respectivamente.

Lo que más nos sorprende en un primer vistazo es la exótica vegetación que invadía las aceras de este famoso paseo. Multitud de palmeras bajo las cuales era posible descansar y detenerse a tomar un poquito el aire. En la actualidad es complicado ver a niños jugando por aquí pero antaño, como vemos en la foto, era común ver a las niñeras con los carritos de los bebés que cuidaban reposando en alguno de sus bancos mientras otros infantes se divertían con otros juegos. Sin duda, por el paisaje y los hábitos, una escena de otra época, muy distinta a la que nos rodea.

Fotografía incluida en el libro ‘Madrid, ayer y hoy’