La Plaza de la Villa es uno de los espacios básicos para entender Madrid, dada su gran relevancia siglos atrás, sobre todo cuando acogía al Ayuntamiento de Madrid, algo que ya hacía en el momento en el que se tomó esta fotografía, en 1931. Aquella plaza tenía bastantes diferencias decorativas en relación con la actual, sobre todo en el jardín que, como vemos antes, ocupaba gran parte del suelo, ocupando una superficie aproximadamente el doble de grande que en la actualidad.

Por lo demás, los edificios que la custodian no han variado demasiado: La Casa de la Villa, la Casa de Cisneros y a la izquierda intuimos la Casa de los Lujanes. Sin duda, un espacio con una personalidad única y por el que siempre está bien asomarse, para respirar un poco la historia de la ciudad.

Imagen incluida en el libro ‘Madrid, ayer y hoy‘.