En el Salón del Prado los carnavales tenían un auge especial, al desarrollarse la batalla de flores y los desfiles de las carrozas engalanadas con mucha fantasía. La fuente de Apolo o de las Cuatro Estaciones, fue diseñada en el siglo XVIII por Ventura Rodríguez y la esculpió Manuel Álvarez, aunque no la pudo concluir y la tuvo que terminar Alfonso Vergaz. Constaba, y consta, de dos pilones. Entre 1913 y 1923 se instaló junto a la fuente un cine de verano, era gratuito y solo se pagaba la silla. Durante el día siempre se podían ver grupos distintos de gente, paseantes de todo tipo, mamás vigilantes y niños jugando al corro.

Imagen incluida en nuestro ‘Estuche de imágenes del Madrid Antiguo