En la esquina del Paseo del Prado y la calle Atocha, el Hotel Nacional abrió sus puertas en 1919 y sufrió una reforma en 1927. Por su cercanía con la estación del Mediodía, fue muy popular. A su derecha, se ve la chimenea de la unión Eléctrica Madrileña, fabrica de electricidad. Según Répide, esta plaza era muy fresquita en verano, por lo que la chispa madrileña puso de mote a un cine que se instaló en la esquina de Atocha y Trajineros, “Polo Norte”. El último tramo de la línea de metro que empezaba en Progreso (hoy, Tirso de Molina) y llegaba hasta el Puente de Vallecas, pasando por Atocha, se inauguró en 1923. La calle de Atocha, animada y popular, tuvo vecinos ilustres. Entre otros, Gustavo Adolfo Bécquer y Jacinto Benavente, que vivió en el nº26 y murió allí en 1954.

Imagen incluida en nuestro ‘Estuche de imágenes antiguas de Madrid