En la Red de San Luis existió desde el siglo XVIII una fuente posiblemente de Churriguera que, en 1832 y para conmemorar el nacimiento de Isabel II se cambió por la llamada fuente de los Galápagos o Delfines (actualmente en el Retiro). Ésta, permaneció en este lugar hasta 1879. Ya en nuestro siglo, se construyó una garita como se la llamaba en la época, importante entrada al metro que albergaba los ascensores para comunicación con los andenes de la estación del metro de la Gran Vía. El arquitecto que la diseñó fue Antonio Palacios, artífice también entre su variada obra del Palacio de Comunicaciones. La Compañía cedió al Ayuntamiento de Madrid esta construcción para la instalación de una oficina de información municipal que no llegó a construirse nunca. El templete fue desmontado en 1970 y trasladado a Galicia, al pueblo natal del arquitecto.

Fotografía incluida en el Estuche de Imágenes del Madrid Antiguo.