Estas mujeres que cogen agua gorda de la fuente situada al lado de Correos, en la Calle de Alcalá, podrían considerarse «típicas madrileñas» y encuadrarlas dentro de lo que una guía para visitantes de Madrid, del año 1954, ponía: «Madrid es una ciudad de bellas y elegantes mujeres, si en elegancia existe alguna otra ciudad europea que las aventaje, en belleza ninguna. Puede usted fijarse en ellas y hasta piropealras, que no les molestará. Pero nunca si van acompañas. El español es intransigente en esto y por cualquier menudencia armaría una trifulca. La mujer descuidada y vestida con trapos raros no es habitual en Madrid. No le extrañe, si llega así de lejanas tierras, que la gente la mire, se sornía y haga algún que otro comentario. Al entrar en una iglesia debe llevar medias y manga larga. Si su vestido no las tiene, póngase suéter».

Fotografía incluida en nuestro libro «Imágenes del Madrid Antiguo» (Tomo III)

fuente-de-agua-gorda-Cibeles-1953