El Mercado de la Cebada es un de los más tradicionales y emblemáticos de la capital, en esta ocasión rescatamos del olvido su aspecto original, el que tuvo desde su inauguración en el año 1875 a manos del rey Alfonso XII hasta su demolición. Aquel primitivo mercado se caracterizaba por el empleo de hierro en su estructura.

Clientes, porteadores, vendedores y comerciantes, todos ellos daban a este mercado un movimiento y ajetreo constante tal y como se aprecia en esta fotografía de 1929. Una postal de lo más costumbrista y reveladora del estilo y forma de vida del Madrid de hace un siglo.

Imágenes como éstas nos permiten valorar más y mejor el pasado de algunas de las infraestructuras con las que compartimos nuestro día a día. Recuerdos que nos ponen el relieve el pasado más sencillo y humano de Madrid.

Fotografía incluida en el libro ‘Madrid 500 fotografías antiguas’