El monumento a Alfonso XII, inaugurado en 1922 y obra del arquitecto barcelonés José Grases Riera, es uno de los más fotografiados de la capital, ya que se encuentra junto al estanque del Retiro, un lugar que los fines de semana recibe a miles de visitantes. Pocos de ellos saben que la estatua ecuestre de Alfonso XII que lo corona, realizada por el reconocido escultor Mariano Benlliure, esconde bajo el caballo un recoleto mirador que permite obtener unas vistas muy poco usuales del parque. Si te fijas bien desde abajo, verás que tiene unas pequeñas ventanas.

Este mirador ha permanecido más de tres décadas cerrado al público, por lo que muy poca gente ha podido visitarlo ni disfrutar de sus vistas. En 2018 el Ayuntamiento de la capital llevó a cabo una restauración tanto del monumento como del mirador y decidió abrirlo al público. Sin embargo, las visitas guiadas municipales —que son gratuitas— sólo permiten que lo recorran diez personas a la vez, por lo que cada vez que se abre el plazo las reservas para todo el año se agotan en unos pocos minutos.

Quienes tengan la suerte de hacerlo podrán subir a través de sus noventa y siete escalones entre sillares blancos de piedra caliza y llegar hasta su cima, a treinta metros de altura, donde espera un pequeño espacio de techo abovedado con cuatro amplios ventanales en pleno corazón del parque. Un lugar donde la altura aísla del ruido y donde se pueden ver los distintos tonos de verde del pulmón del centro de la capital, que cambian según las estaciones.

Desde aquí la vista deja sin aliento. De frente, el estanque, donde parejas y grupos de amigos se divierten y reman en las barcas que se alquilan; detrás de ellos, las distintas tonalidades de verde de los árboles; y más allá, los edificios más altos de Gran Vía, el Edificio España e incluso la Casa de Campo. En la ventana de la derecha, la torre de Colón; en la siguiente, la gigantesca torre de Valencia y el repetidor de Televisión Española conocido como el Pirulí; en la última, un bosque de árboles que lleva hacia Atocha.

Texto incluido en nuestro libro ‘Madrid, preguntas y respuestas. 75 historias para descubrir la capital de Miguel Ángel Medina.