Esta semana nos hacíamos eco del monasterio más antiguo de Madrid situado en Pelayos de la Presa. No muy lejos de allí, en El Escorial, se encuentra una de las joyas arquitectónicas más valoradas no sólo en Madrid sino en toda Europa. Nos referimos al Monasterio de El Escorial.

Fue Felipe II su impulsor quien buscó el lugar más idóneo para su emplazamiento. Finalmente, en 1562 se decidió por El Escorial, ya que estaba muy cerca de Madrid, capital del Estado desde el año anterior. La construcción debía albergar las funciones de palacio, monasterio y basílica.

Juan Bautista de Toledo será quien diseñe el trazado de la planta general según el paradigma de la Traza Universal. Posteriormente intervinieron Juan de Herrera, Juan de Mijares, Gian Battista Castello “El Bergamasco” y Francisco de Mora.

Está considerado la Octava Maravilla del Mundo, por su tamaño, complejidad funcional y su enorme valor simbólico. Su estilo arquitectónico marcó el paso del plateresco renacentista al clasicismo desornamentado. Pero el Escorial es también un museo por la importancia de sus pinturas, esculturas, cantorales, pergaminos, ornamentos litúrgicos y demás objetos suntuarios, sacros y áulicos. (Vídeo, Youtube, de GUIASparaVIAJAR).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=MvjF0bvKWSg[/youtube]