Este viernes proponemos un reportaje muy en consonancia con esta semana del libro que estamos celebrando. Nos referimos, en esta ocasión, a los cafés literarios de la capital del S. XIX y XX, ya que muchos de ellos fueron el lugar de encuentro de los más ilustres y reconocidos escritores de tiempos pasados.

Por el café Gijón pasaron las mejores plumas del país como Baroja, Benavente o Cela, que se inspiró en este lugar para escribir “La Colmena”. Otro de los referentes de este tiempo, es El Comercial que es el más antiguo -fundado en 1887- y fue el primero en emplear camareras.

Algunos cafés se han ido adaptando a los nuevos tiempos como el Café de Oriente o la cafetería del Círculo de Bellas Artes por donde pasan numerosos artistas. Por su parte, el Café del Príncipe se ha transformado en un pub irlandés llamado El Parnasillo, en honor a la tertulia que allí congregaba a los escritores del romanticismo. Otros -sencillamente- han desaparecido, como El Café de Pombo que tuvo a Gómez de la Serna como animador o el Café de la Montaña donde Valle Inclán perdió su brazo. (Vídeo: Youtube, de Telemadrid).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=z2dHvKRD_xk[/youtube]