Hoy, como todos los viernes, y ya que estamos en tiempos prenavideños -época por excelencia de máximo consumo- nos queremos parar en uno de los enclaves más transitados de Madrid. Nos referimos a la Plaza de Callao.

Callao es una de esas plazas donde se palpa de primera mano el ritmo de la ciudad. Un lugar de paso y de encuentro que siempre está vivo, nunca descansa y duerme a la luz de los grandes luminosos que encabezan sus principales edificios.

Junto a la Gran Vía, Callao es uno de los puntos neurálgicos de Madrid. Conocido como el Broadway madrileño, es aquí donde se encuentran los principales teatros, cines y salas de espectáculos de la capital, aunque poco a poco -para pena de muchos – van despareciendo los clásicos en aras de superficies comerciales.

La Plaza de Callao fue parte de la reforma urbanística más importante de Madrid de principios del S. XX que significó la construcción de la Gran Vía. En esta zona se levantaron nuevos inmuebles como el Palacio de la Prensa, el edificio Carrión (hoy reconocible como Sweppes) y el edificio Callao (hoy cine que lleva el mismo nombre). (Vídeo: Youtube, esMADRIDtv).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fwQA9c7OZa0[/youtube]