nav-left cat-right
cat-right

Un recorrido por Los Molinos

Aprovechando que estamos a las puertas de un fin de semana que para algunos se convertirá en puente, por la festividad de San Isidro que celebramos en Madrid capital, proponemos visitar un pueblo que, además, es el último libro de uno de nuestros sellos, Temporae. Se trata de Un recorrido por Los Molinos, de Marta Martín Fernández.

Los Molinos debe su nombre a la cantidad de molinos que había en la zona donde se enclava, en plena Sierra de Guadarrama. Fue entorno a estos molinos donde se asentó la población para moler el grano con el que alimentar a los trabajadores del monasterio de El Escorial.

Aunque no se sabe con seguridad, podemos decir que por allí pasó una calzada romana que atraviesa más arriba de Cercedilla el valle de la Fuenfría, dada la proximidad entre ambas poblaciones. Pero su fundación proviene de la Reconquista, aproximadamente en el último cuarto del S. XIII, coincidiendo con el asentamiento de los pastores segovianos en la zona de Guadarrama.

Los Molinos aparece como aldea vinculada al Real de Manzanares desde tiempos de Alfonso X, el Sabio. Por su término pasaba la cañada real de merinas que conectaba con las cañadas reales soriana occidental y segoviana del concejo de la mesta castellana. Hasta 1666 este municipio estuvo vinculado a Guadarrama, año en que Mariana de Austria, le otorgó la calificación de villa. Algo más de un siglo después, en 1799 se incorporó a la provincia de Madrid.

Una curiosidad de este pueblo es la Hermandad de San Sebastián, que surgió en el primer cuarto del S. XIX y que se celebra todos los 20 de enero. Y una leyenda es la relacionada con la devoción a San Benito de Rabiño, venerado en un santuario cercano a Cortegada (Orense). Cuentan que una vecina padecía una dolencia en la boca que solo podía curarse con una operación. Otra vecina, de origen gallego, le propuso que moldease una figura de cera y se la ofreciese a San Benito. Tras hacerlo así, pasaron un pañuelo por la imagen y después se la aplicaron en la boca a la enferma, que sanó de su mal milagrosamente.

Más información en Misterios, anécdotas y leyendas de la Comunidad de Madrid, de José Felipe Alonso Fernández- Checa.  

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies