nav-left cat-right
cat-right

Un escaparate con una pierna humana

Antonio Sánchez, el Tato, fue un famoso torero que tuvo la desgracia de perder una pierna al ser corneado por el toro Peregrino cuando entraba a matar. Era el 7 de junio de 1869 en la corrida celebrada con motivo de la aprobación de la Constitución. La grave cornada en el tercio superior de la pierna derecha acabó en una gangrena que provocó la amputación del miembro, operación que le realizaron sin cloroformo y que el diestro aguantó de forma estoica.

Antonio Sánchez ‘El Tato’

Al finalizar el trance, le comentó a su banderillero el Cuco que no volvería a torear, pero que se iba a encargar a París un aparato, una prótesis que le permitiese despedirse del público madrileño haciendo el paseíllo a caballo en la plaza de toros donde sufrió la terrible cornada. Durante mucho tiempo la pierna amputada permaneció conservada en formol y expuesta en el escaparate de una farmacia de la Gran Vía, entre Desengaño y Fuencarral, hasta que el establecimiento sufrió un incendio y las llamas se llevaron la pierna del diestro. A tenor de esta curiosa y morbosa circunstancia, los antitaurinos de la época aprovecharon para arreciar en sus críticas contra las corridas: “Nunca estaría más justificada la supresión de las corridas de toros, que acostumbran al pueblo a espectáculos de sangre y que ocasionan tan lamentables sucesos. Y luego está la exposición pública de una pierna amputada, como una condecoración de guerra”. Y los críticos tuvieron respuesta por parte de los taurinos más fervorosos: “Nada hay más noble, valiente y aguerrido que enfrentarse a solar con un toro y hacer un arte de la lidia. Lo mejor que le puede pasar a un torero es que la muerte le llegue prendida en las astas de un toro. La pierna del Tato es el testimonio de la muerte que quiso cebarse con un valiente y sólo consiguió matarle un miembro”.

Sin duda, pocas veces un comercio madrileño contó en su escaparate con un artículo tan morboso como extraño.

Texto extraído del libro ‘Madrid para morirse …de risa y asombro’.

tato-cogida3-644x362Momento de la cogida de el Tato

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR