Hace ahora casi un año desde que los arqueólogos que rehabilitaban la iglesia de Santo Domingo de Silos, de Prádena del Rincón, descubrieron tres misteri0sas esculturas del S. XIV en una tumba.

Desde entonces, aquel hallazgo ha permanecido en silencio. Los arqueólogos y profesionales han preferido esperar y buscar explicaciones porque era algo que no habían visto jamás.

Entre los restos humanos aparecieron tres esculturas, dos de ellas decapitadas, y emparedadas dentro de un nicho. Las investigaciones posteriores han concluido que se trata de tallas religiosas de la primera mitad del S. XIV.

Foto: Belén Díaz (Fuente: ABC)

Parece que dos de ellas están claramente identificadas, siendo una la Virgen María y la otra San Juan Evangelista. Sobre el tercero existen algunas dudas, podría tratarse de Santo Domingo de Silos o Santo Tomás.

Ahora el enigma se centra en buscar las razones por las que tres tallas religiosas de hace siete siglos se encuentran en una tumba. Sólo hay tres casos de ocultamientos en iglesias de Soria, Palencia y Vitoria.

Parece que hay dos versiones que podrían explicar este descubrimiento: que la iglesia hubiera cambiado de culto o que el abad hubiera decidido cambiar las esculturas al haber recibido otras similares de mejor calidad.

Más información en ABC.