La primera imagen que se conserva de Madrid data de los años 1840- 1850. Se trata de un daguerrotipo de autor desconocido, de una imagen pequeña que se enmarca en un soporte dorado y azabache. Sin embargo ya tienen un valor inicial: 30.000 euros.

La imagen refleja de forma borrosa y en tonos pastel los tejados de una ciudad. Una vista que quizás pudiera estar tomada desde una cuarta o quinta planta y desde la que se divisan tejados, andamios y al fondo, una iglesia, Nuestra Señora del Carmen y San Luis.

Fotografía: elpais.com

Esto es lo que escribe Luis Fontanella en el libro “Historia de la fotografía en España desde sus orígenes hasta 1900”. Fue en este libro en donde apareció por primera vez dicha imagen. Y se cree que se tomó desde la calle Arenal.

Desde hace cuarenta años pertenece a la colección privada de Miguel Nicolau. Y ahora sus herederos han decidido subastarla a través de la Casa Soler y Llach. El próximo 26 de mayo se ofrecerá al público junto a 439 lotes más de fotografías y fotolibros.

El misterioso daguerrotipo es la obra con mayor valor estimado de la subasta. Y también ha creado gran expectación, ya hay interesados en la reliquia aunque se desconoce si entre ellos figura alguna entidad pública madrileña. Habrá que esperar.

Más información en “El País”.