El País, 7 de mayo de 2012