Tras cuatro años de obras de restauración y reformas, la semana pasada abrió sus puertas este museo que se encuentra en las inmediaciones de la Plaza de España. Puede ser un buen plan para estas navidades acercarse a esta casa- palacio de finales del S. XIX y disfrutar de todo el arte que encierra.

Fue construida por Enrique de Aguilera y Gamboa, el XVII Marqués de Cerralbo, un hombre culto y muy conocido de la aristocracia capitalina. Estaba considerado como uno de los paleontólogos y arqueólogos más respetados de su época ejerciendo -además- un importante mecenazgo en el Madrid de entonces.

La Casa de Ventura Rodríguez dio cabida hasta un total de 50.000 objetos pertenecientes a las distintas artes: pinturas, esculturas, armas, armaduras, fondos bibliográficos y documentales. Las distintas obras se acumulan en las distintas salas, pasillos y estancias de la casa.

En 1922 muere el marqués y dona su extraordinaria colección al Estado. Desde entonces, el Museo Cerralbo pertenece al Ministerio de Cultura. Todo se conserva en el lugar y la forma en que quiso tenerlo su propietario, desde los lienzos de Goya, hasta los lujosos baños o la escalera de honor.

La primera planta estaba dedicada a la vivienda familiar mientras que en la segunda se encuentran las obras de arte a cada paso, además de los salones donde tenían lugar las relaciones sociales. En la planta noble, la sucesión de gabinetes, salones y obras de artes son extraordinarias.

No deja de sorprender. Recomendamos detenerse en el Gabinete Oriental, el Salón Árabe con piezas procedentes de Japón o Filipinas, la colección de dibujos del Salón Estufa, la singular Sala de Columnitas, el hermoso Salón Chaflán, el Salón Vestuario donde fumaba el marqués o la Sala de Billar con su valiosa mesa. 

Más información en El Mundo, 20Minutos.