nav-left cat-right
cat-right

Los primeros urinarios de Madrid

El primer urinario de Madrid se colocó en 1836 en la Puerta del Sol, más o menos frente a la pastelería  La Mallorquina. En su interior había “un gabinete de lectura, un despacho de licores y cerveza y nueve aseos comunes o retretes, seis para caballeros y tres para señoras. Por leer todos los periódicos se llevó un real y por ocupar un retree cuatro cuartos”.

Estaba construido sobre una alcantarilla y se derribó cuando se remodeló la Puerta del Sol en 1855. En años posteriores se instalaron en algunas calles y plazas unos edificios rectangulares con cúpula que se destinaban a este fin. Más tarde fueron sustituidos por unas cubetas y columnas urinarias, para evitar que la gente orinase en l calle.

A mediados del S. XIX, con la reforma de ampliación de la Puerta del Sol que le dio la forma elíptica que tiene hoy, se inauguraron dos urinarios: uno entre las calles Preciados y Carmen y otro en la esquina de la calle Carretas.

A pesar de que tres eran bastantes para la zona, estaban tan sucios que la gente prefería seguir utilizando la calle. Las multas por no utilizar los urinarios dieron lugar a una famosa coplilla popular que decía: “Este monumento infexto/ se debe al duque de Sexto/ ¡Cinco duros por mear!/ ¡Caramba qué caro es esto!/ ¿Cuánto querrá por c…/ el señor duque de Sexto?”

Más información en “Madrid curioso” de Mª Isabel Gea Ortigas

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies