Hoy les proponemos una curiosidad de una de nuestras puertas más importantes, para que quien lo quiera comprobar -si es que no se había dado cuenta aún- se acerque a la misma Puerta de Alcalá y descubra alguna de las asimetrías que aquí señalamos.

Sabatini presentó dos proyectos para la construcción de la puerta a Carlos III y el monarca, del que se decía que era algo despistado, eligió ambos. Por su parte, Sabatini, muy diplomáticamente, empleó los dos, uno para cada cara.

Foto: UC3M

La diferencia más sustancial es que la cara este -la que mira a la Torre de Valencia- tiene diez columnas. Sin embargo en la cara oeste -la que se orienta hacia Cibeles- sólo tiene dos en el arco central, siendo el resto pilastras.

Otro elemento que diferencia las caras de esta emblemática construcción son los elementos decorativos de la cornisa. Los de la parte este son unos niños con armas, mientras que en el lado opuesto se observarn unos cascos superpuestos  de banderas y escudos.

Éstos son solo dos ejemplos de las asimetrías de la Puerta de Alcalá. Invitamos a nuestros lectores a que se acerquen a este símbolo de Madrid y se den un paseo bordeando la puerta. En 2006 se reorganizó la circulación de la Plaza de la Independencia a través de una isleta que une la calle Alcalá con la Puerta. Desde ella se pueden descubrir estos detalles.

Más información en “Curiosidades y anécdotas de Madrid 2ª parte”, de Mª Isabel Gea Ortigas.