El Lazarillo de Tormes visto por Goya

No hay que olvidar que el S. XVII es el siglo de la novela picaresca y la novela está inspirada en la realidad. Eran muchos los sucesos que ocurrían por aquellos años en Madrid. Contaremos, a  continuación, uno de ellos relacionado con un timo a un sastre.

Ocurrió la mañana del 19 de julio de 1646. Un hombre, el timador, se acercó a la sastrería que un maestro tenía en los soportales de la calle Mayor para proponerle un negocio. Quería que le hiciera varios trajes a los pajes de un señor. Acordaron los precios y se encaminaron hacia la casa.

Cuando llegaron allí, el sastre empezó a tomar medidas a los pajes. Mientras tanto, el hombre que dirigía la maniobra, explicó al sastre que tenía que salir a hacer unas diligencias pero que si podía hacerle un favor: dejarle su capa porque quería despistar a un hombre que le molestaba. El sastre accedió mientras seguía con su trabajo.

Entonces el pícaro acudió a casa del sastre y le pidió a su mujer que le diera cuatrocientos reales para un negocio urgente que estaba cerrando su esposo. Como prueba del mismo, le mostró la capa del sastre. La mujer, reconoció la prenda y accedió.

El hombre regresó a la casa donde el sastre terminaba de tomar medidas. Le devolvió la capa no sin antes darle las gracias. Cuando el sastre regresó a su casa se dio cuenta del timo y regresó al lugar donde había estado, pero allí no reconoció a nadie. Esto era fácil en las casas señoriales de la época, donde había mucha servidumbre que entraba y salía. Conociendo la casa de visitas previas y haciéndolo con decisión, podía establecerse el engaño como se había hecho.

Más información en Sucedió en Madrid. Hechos curiosos y raros de la historia de Madrid de José del Corral.