Inauguramos la Semana Santa y, como no podía ser de otra manera, la dedicamos a las celebraciones que tienen lugar en Madrid y sus pueblos. La que narramos a continuación es una tradición que se lleva a cabo todos los Sábados Santos en Chinchón.

En esta población se representaban autos sacramentales en el corral de comedias de su Plaza Mayor en el S. XVII. Gracias a la iniciativa del coadjutor Luis Lezama, un grupo de actores interpretaban a los apóstoles y a Jesucristo en alguna escena de la Pasión.

Pasión de Cristo en Chinchón (Madridpedia)

En aquel momento aquella representación era algo breve y sencillo. Sin embargo, con el paso de los años se ha convertido en un espectáculo místico que impresiona a fieles y espectadores. En la actualidad, un total de 250 vecinos interpretan durante hora y media ocho actos.

Las escenas se desarrollan en diferentes puntos del pueblo. Calles, casas y plaza se iluminan para la ocasión con antorchas. Primero hay que asistir a la Última Cena, después llega la Oración y a continuación el Prendimiento.

Posteriormente es el momento del Pretorio, luego llega el cuadro de Simón de Cirene, la Verónica y el Encuentro. El Calvario se desarrolla en la Plaza donde se han instalado las tres cruces y por último se interpreta la Resurrección. Está considerada como la más antigua de las escenificaciones de Semana Santa que se celebran en la Comunidad.

Más información en “Misterios, anécdotas y leyendas de la Comunidad de Madrid”, de José Felipe Alonso Fernández- Checa.