nav-left cat-right
cat-right

La organización del antiguo Madrid

Desde que Madrid se convirtió en capital de la monarquía, el poder real siempre ha estado muy presente en la organización y en las decisiones municipales. Desde ese momento deben convivir dos ciudades: la Villa y la Corte. La Villa se va a sentir más honrada, más presente protocolariamente en los actos cortesanos, pero la Corte cada vez asume más decisiones propias del Concejo, llegando éste a pedir permiso a Felipe II para encargar una nueva custodia de plata y unas andas para la procesión del Corpus. De la Corte salen en 1585 unas ordenanzas y normas que intentan regir la vida urbana en aspectos como el uso de armas, las palabras obscenas y malsonantes, etc… A juzgar por los altercados y crónicas que nos han llegado no parece que tuviesen demasiado éxito.

Los encargados de que la ciudad funcionase eran los regidores. A ellos les correspondía el abastecimiento de la ciudad, las fiestas, la limpieza, etc. Podían ser elegidos por un tiempo determinado pero más tarde esto cambió; las necesidades de dinero de la monarquía permitieron la compra del título y además, su transmisión hereditaria. El ayuntamiento estaba presidido por un corregidor nombrado por el Rey. Su cargo era temporal y, generalmente, al final de su mandato era sometido a juicio de residencia para valorar su actuación.

Grabado Madrid, Siglo XVII

Otra institución con poder dentro de la ciudad era la Sala de Alcaldes de Casa y Corte, cuya sede estaba en el edificio de la Cárcel de la Corte. Dependían del Concejo de Castilla y la sala estaba presidida por un Consejero de Castilla. Estos alcaldes se encargaban de todo lo referido a la Corte y funcionaban en la ciudad en la que estuviese instalada la monarquía.  Velaban por la seguridad, el aprovisionamiento y la comodidad de los reyes. Administraban justicia y su jurisdicción alcanzaba tanto a lo civil como lo criminal. Su número no era fijo, con Felipe IV llegaron a ser 12 aunque cada uno se encargaba de una parte de la ciudad.

Texto incluido en nuestro libro ‘Recorridos didácticos por el Madrid de los Austrias

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies