nav-left cat-right
cat-right

La fuente de Puerta Cerrada

Es ésta una fuente que pasa desapercibida, quizás por que no es en sí una fuente -propiamente dicha- sino unos caños de vecindad, destinados únicamente para abastecer a los vecinos de la zona, quedando prohibidos a los aguadores su licencia y su uso.

Para contextualizar el tema, nos referimos primero al nombre de la plaza de Puerta Cerrada. Procede del antiguo portillo que unía la villa con el arrabal que existía a ambos lados de la calle Segovia. Era una puerta con reminiscencias musulmanas -construida en 1485- en cuyo interior había unos callejones donde eran frecuentes los robos y asaltos.

Por motivos de seguridad se acuerda cerrarla y de ahí el origen de su nombre. La puerta será derribada en 1569. Alrededor de ella se instalarán principalmente herreros y cerrajeros que llenarán de vida a esta zona, convirtiéndose en una especie de almoneda.

Respecto a la fuente de Puerta Cerrada hay que decir que ocupa el espacio que ocupara la primitiva fuente de Diana. El Ayuntamiento mandó construir cuatro de ellas en el S. XVI para abastecer de agua a la Villa. Hasta esta plaza iban los aguadores que se surtían de estas fuentes y que estaban muy controlados por el Gobierno.

La fuente de Diana fue demolida en 1849 y quizás un año después se construyó la nueva fuente de Puerta Cerrada que  recogía el agua del Abroñigal para abastecer a los vecinos a través de sus caños. Es la fuente más antigua que se conserva de este tipo.

Se ubicó en el mismo espacio en que estaba la anterior, entre las calles de Segovia y la de San Justo. La nueva fuente es de piedra berroqueña y se remata en una farola. En su momento, llamó la atención que los caños pudieran permanecer cerrados y abrirse mediante un mecanismo de presión.

En la actualidad, esta fuente es la protagonista de esta Plaza de Puerta Cerrada. Y como lo fuera en su día, es una de las zonas más transitadas por aquellos madrileños que les gusta rondar los restaurantes de las Cavas y sus aledaños.

8 respuestas para “La fuente de Puerta Cerrada”

  1. una lectora dice:

    Hola, ¿estáis seguros de que esa foto corresponde a Puerta Cerrada?. Permitidme el comentario, pero es que a mí me parece que no, me queda muy confuso el post, y es que creo que esa es la calle de Toledo y se ve un trozo de la Fuentecilla, nada que ver con la Fuente de Diana o la que luego la sustituyó.
    Gracias y saludos

  2. Almudena Sánchez dice:

    Interesante apreciación la que hace esta lectora. Nosotros pensábamos lo mismo de la foto, sin embargo, distintas fuentes como son la Universidad Complutense (http://www.ucm.es/info/hcontemp/madrid/pio%20baroja.htm) y la página de Salud Pública de Madrid+d (http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2009/01/28/111899/comment-page-1) así lo indican.
    Por otro lado, el post tiene como fuente única el libro de Mª Isabel Gea Ortigas titulado “Fuentes de Madrid”: http://www.edicioneslalibreria.es/tienda/product.php?id_product=494

  3. Ignacio Merino dice:

    Hola, creo como “la lectora” que se trata más bien de la fuente donde hoy está el extraño monumento a Fernando VII en la calle Toledo. Puede ser un error de origen que se repite. Soy buen conocedor de la zona, pues además de vecino de Plaza de la Villa desde hace 20 años, soy escritor y este año he publicado Biografía de la Gran Vía, en cuyo primer capítulo dedicado al origen de Madrid, se habla de la calle Segovia y alrededores. Por cierto, no se puede decir que el portillo separaba “dos arrabales”. El de la Morería, futura Latina sí lo era, pero no el cuartel de Palacio que quedaba al otro lado con palacios y mansiones. La historia de los robos está, creo, tergiversada: en realidad la puerta era doble, estaba en ángulo y podía cerrarse a ambos lados, para poder capturar a los ladrones y malhechores que huían a galope en sus caballerías. De ahí su nombre. Donde hoy está la cruz de la plaza, se encontraba la fuente del canal de San Pedro, conocida ya por romanos y apreciada por los árabes

  4. Almudena Sánchez dice:

    Como ya indiqué con anterioridad, también nosotros pensamos que la foto podría ser de la calle de Toledo, sólo cité fuentes -que pudieran ser erróneas, claro-.
    Por otro lado, creo que en el artículo no hablo de “dos arrabales” como usted indica, literalmente digo “el antiguo portillo que unía la villa con el arrabal que existía a ambos lados de la calle Segovia”, es decir, el arrabal de la calle de Segovia y la villa, propiamente. Y sobre los robos tampoco creo que me aleje mucho de su versión, simplemente me refiero a que eran comunes los robos, igual que usted habla de huida de ladrones.
    Gracias por sus apreciaciones, no obstante.

  5. Un lector dice:

    Quiero poner mi granito de arena y decir
    que estoy plenamente de acuerdo con la
    lectora es más puedo asegurar que la foto
    corresponde a la Fuentecilla de la calle
    Toledo y lo que se encontraba donde hoy
    hay una fuente pequeña con farola fernandina era la Fuente de Diana.

  6. Juan dice:

    Por favor, quisiera conocer el origen de la cruz. ¿recuerda a ciudadanos muertos al encontrarse la puerta de la muralla cerrada?
    Gracias

  7. Damian dice:

    Yo me uno a lo que se comenta sobre la foto , esa foto corresponde a la fuentecilla en la calle de Toledo,de hecho la Tahona fue una pasteleria-panaderia hasta hace muy pocos años,

  8. Emilio dice:

    La foto publicada el 6/10/2010 corresponde a la fuentecilla de Fernando VII que mandó construirla en honor de su hija, la futura Isabel II. Para conocer algo más sobre esta Fuentecilla y la Fuente de Puerta Cerrada, consultar “Los viajes de agua y las fuentes de Madrid”, publicado por La Librería y escrito por Emilio Guerra Chavarino

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies