Ya estamos en vísperas de las tradicionales fiestas navideñas y recuperamos una de las escenas del Madrid antiguo que el paso del tiempo se encargó de borrar. Por estas fechas las calles de la capital se veían invadidas por unos llamativos peatones, pequeños grupos de pavos. Sus vendedores poblaban las vías de Madrid en busca de clientes, conscientes de que el pavo era ya entonces uno de los platos estrella en muchos hogares madrileños.

Esta imagen del año 1900 nos da muestra de esta realidad en plena Plaza de la Independencia, a pocos pasos de la Puerta de Alcalá. Dicha plaza, a pesar de su respetabilidad e importancia no se salvaba  de la presencia de estos “paveros”. Si nos fijamos en el edificio de la izquierda, con menos alturas que en la actualidad, en él se encuadran en la actualuidad las dependencias de la Cámara de Comercio.

Esta imagen la puedes encontrar en nuestro libro Memoria Visual de Madrid.

Plaza de la Independencia