La plaza de Castilla, en su origen, era un lugar en el que solo había diseminadas algunas chozas de cabreros, donde hoy se alzan los Juzgados. Una de las primitivas edificaciones de la plaza fue el Hotel del Negro, que daba nombre a la plaza. Estaba situado en la esquina de la avenida del Generalísimo (paseo de la Castellana) con Mateo Inurria. Era una posada donde se podía dormir antes de llegar a Madrid. En los últimos años se convertiría en un bar-restaurante. Al frente del mismo daban vuelta los tranvías que venían del paseo de la Castellana, siendo esta la última parada de la línea. En 1951 se anunciaba el derribo, para la urbanización que Obras Públicas estaba haciendo en la plaza, que pasaba a llamarse de Castilla. El monumento a Calvo Sotelo se inauguró en 1960, al cumplirse el veinticinco aniversario de su muerte.

Foto incluida en nuestro Estuche de Imágenes Antiguas.

Plaza de Castilla