Levantado a mediados del Siglo XVI, el Monasterio de las Descalzas Reales es una de las construcciones que más impactan de Madrid, especialmente cuando uno se deja llevar por su fascinante interior y la reposada vida que en él se practica de muros para adentro. Quizás, la imagen que vemos hoy, tomada en los años 30 de la pasada centuria va más de la mano con su aura tranquila que la frenética realidad que hoy en día le rodea, a pocos pasos de la Gran Vía.

Con un suelo completamente adoquinado, esta plazoleta era décadas atrás bastante más acogedora que en los tiempos actuales, convertida casi a la fuerza en un mero espacio de tránsito en el Madrid de las grandes construcciones y de las avenidas comerciales. Pese a ello, este espacio ha sabido mantener buena parte de su esencia, un entorno amigable que hoy admiramos en su versión más tranquila.

Imagen extraída de nuestro libro ‘500 Fotografías antiguas de Madrid’.

Plaza de las Descalzas Reales, años 30. Madrid