nav-left cat-right
cat-right

La foto de la semana: Las Ventas del Espíritu Santo. Puente del Abroñigal. 1933

Indalecio Prieto, siendo ministro de Obras Públicas, se entregó con entusiasmo a la tarea de engrandecer y embellecer la ciudad, dotándola de comodidades y enlaces ferroviarios. Pero los periodistas le reprochaban con frecuencia el estado de dejadez y abandono de los suburbios, tales como Las Ventas del Espíritu Santo. No obstante, este barrio era pura alegría, a pesar de su proximidad a la necrópolis, inaugurada en 1925, y cuyas torres se ven al fondo. Los domingos el lugar estaba muy animado y lleno de numerosos merenderos. Había columpios, tiovivos y salones de baile. El público habitual se componía de militares sin graduación, ilustres fregonas, dependientes de comercio, gente de bronce y señoritos de provincias que venían a divertirse a la capital.

Fotografía incluida en nuestro estuche ‘Imágenes del Madrid Antiguo

Ventas del Espíritu Santo

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies