Cuando nos asomamos a la ventana del tiempo y nos da por observar el antiguo Madrid nos queda la sensación de estar viendo una ciudad mucho más monumental, donde su patrimonio era más accesible y a la vez valorado. En esta ocasión retrocedemos aproximadamente un siglo en el tiempo y caemos de pie en la Plaza de la Independencia.

Esta fotografía se tomó entre los años 1916 y 1927 y en ella vemos varios carruajes avanzando, en lo que hoy sería sentido contrario, junto a una Puerta de Alcalá que por aquel entonces no tenía que sufrir los grises efectos de los tubos de escape de los coches. Tras ella se prolonga la Calle de Alcalá en la cual destacan la cúpula y campanario de la iglesia de aires neobizantinos de San Manuel y San Benito. Un paisaje que se ha mantenido bastante fiel con el paso de los años, a pesar de las notables diferencias con la actualidad.

Podrás encontrar esta bonita fotografía en nuestro libro ‘Madrid, 500 fotografías antiguas’.

Plaza de la Independencia, Madrid