El antiguo Hospicio de San Fernando se fundó en 1673, en los pozos de nieve, donde hoy está la calle Fuencarral. En 1800 se unió a la Congregación del Santo Nombre de María dedicado a fines similares desde 18699, siendo su misión la “recogida de vagos, ociosos, mendigos, ancianos, huérfanos e impedidos”. El número de asilados llegó a ser tan grande que se decidió trasladar al Asilo de San Bernardino a los más ancianos, decrépitos o impedidos. A mediados del siglo XIX funcionaban en el hospicio dos escuelas para niños y niñas, aprendizaje de oficios para chicos y obradores de bordados, remiendos y costura para mujeres. Las niñas sólo aprendían a hacer fajas y calceta. S se casaban, se les daba una dote. Tenían seis patios grandes, con álamos negros, y otros seis pequeños, cinco fuentes y una noria.

Llegó al siglo X en un gran estado de abandono. Debido a su ruinoso estado, en 1917 se trasladaron los recogidos a Aranjuez. En 1922 se pensó en su derribo, conservando solo la fachada, pero una moción de 1924 en la Academia de Bellas Artes al entonces jefe del Gobierno, general Primo de Rivera, lo evitó. Fue adquirido por el Ayuntamiento siendo alcalde Don Alberto Alcocer para dedicarlo al Museo Municipal. Se inauguró como tal, el 10 de junio de 1929.

Podrás encontrar esta fotografía en nuestro estuche de Imágenes del Madrid Antiguo.

Hospicio de la Calle Fuencarral, Madrid