El primer tramo de la Gran Vía, con el que comenzaron las obras el 4 de abril de 1910, fue desde la calle Alcalá hasta la Red de San Luis. Se le llamó de Peñalver. Las obras duraron 4 años y se reformaron nueve calles y desapareció una, la calle de San Miguel. Se construyeron rápidamente nuevos edificios, en los que intervinieron arquitectos afamados. En el que hace esquina con la calle Caballero de Gracia, se instaló un café muy popular en los años 30, Molinero. Este edificio, construido entre 1916 y 917, está formado en realidad por dos casas unidas mediante un hall común y un patio. Otro edificio, el de la Telefónica (ya en Pi y Margall, segundo tramo de la Gran Vía) marcó una etapa en la vida madrileña. Su construcción  data entre 1925 y 1929 y fue el primer “rascacielos” tipo americano que tuvo Madrid, único hasta que se construyeron los de la Plaza de España.

Imagen incluida en nuestro estuche de Imágenes del Madrid Antiguo.

Gran Vía, en 1935. Madrid