En la prolongación de la calle María de Molina existía una carretera que enlazaba con la de Barcelona y con el aeropuerto de Barajas. Ya en los años treinta se aprobó un proyecto de  autopista, cuando empezaba a tomar auge la aviación. El gobernador civil de Madrid propuso que se cambiara el nombre por Avenida de América y se autorizó con fecha 2 de abril de 1951. En el año 1954 en esta vida solo había viviendas y construcciones al principio, aproximadamente cuatro casas a la izquierda y siete a la derecha. La mayor parte de los vecinos estaba formada por arquitectos, ingenieros y abogados. En 1956 hubo un concurso público para el tratamiento paisajístico de la autopista de Barajas.

Imagen incluida en nuestro estuche de Imágenes del Madrid Antiguo.

Avenida de América, 1954