Quizás muchos de nuestros lectores no conozcan el origen de la calle más corta de Madrid. Y quizás algunos, incluso, se pregunten dónde está esta calle por la que casi todos los madrileños, por no decir todos, habrán pasado al menos una vez. Es la que atraviesa las calles del Carmen y Preciados.

Para explicar los motivos de por qué se llama así, recurrimos a la RAE. Una de las acepciones de la palabra lanza es: “vara de madera que, unida por uno de sus extremos al juego delantero de un carruaje, sirve para darle dirección. A sus lados se colocan, enganchándolas, las caballerías del tronco, que han de hacer el tiro”.

El origen  de esta calle hay que situarlo cuando se inauguró la Iglesia del Carmen en el S. XVI. Por aquel entonces, el corregidor Luis Gaitán, ordenó derrumbar unas casas que estaban en estado ruinoso para poder abrir la calle. El por qué se llama así esta pequeña travesía no fue más que una anécdota que contamos a continuación.

Como la calle era muy estrecha, cuando pasaba el coche del corregidor se rompió una de las lanzas del carruaje al ir a dar la vuelta. Ocurrió poco después lo mismo con el coche del presidente del Consejo de Indias. Por estas casualidades esta calle es conocida dedes entonces como calle de Rompelanzas.

Más información en “Los nombres de las calles de Madrid” de Mª Isabel Gea Ortigas.