nav-left cat-right
cat-right

La Calle de Alcalá

La calle de Alcalá, una de las más famosas de Madrid, parte de la Puerta del Sol, corazón de la ciudad, dirigiéndose en dirección este-nordeste a lo largo de 10.5 kilómetros, siendo una de las vías por la que discurre una buena parte del tráfico de la capital. Celebrada en canciones y zarzuelas, es un recorrido que no debe faltar para conocer Madrid.

La calle Alcalá es de las más antiguas, resultando una prolongación de la Calle Mayor que enlazaba con el llamado camino de Aragón, más tarde convertida en avenida, pero que a día de hoy está incorporado a la propia calle Alcalá. Con estos antecedentes no debe resultar extraño saber que esta calle, que aprovechó el trazado de una cañada real conserve en la actualidad esa condición, y que aunque el tráfico rodado se impone, al menos una vez al año ve discurrir por su trazado los rebaños de ganado trashumante.

La Calle de Alcalá

Comenzando en la intersección de la Calle Alcalá con la Calle Sevilla, a muy poca distancia de la Puerta del Sol, es donde nos encontramos el busto del Maestro  Alonso. Francisco Alonso nació en 1887 en Granada donde transcurrieron sus años de juventud y estudios musicales. A los 16 años ya dirige una banda y a los 18 estrena su primera obra “La niña de los cantares”. Tras la muerte de sus padres se traslada a Madrid donde se dedica a componer cuplés, alguno de ellos interpretado por las estrellas del momento como Pastora Imperio o La Fornarina.

01074688

En el trayecto que discurre hasta la Plaza de Cibeles encontramos importantes edificios como el del Banco de España, el Ministerio de Cultura Educación y Deporte, el Circulo de Bellas Artes o el famoso Metrópolis. Dejando atrás a la diosa Cibeles se llega a la Plaza de la Independencia de España, donde confluyen con la Calle de Alcalá, las de Serrano y  Alfonso XII. Aquí contemplamos la Puerta de Alcalá, uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid.

La Calle de Alcalá

Fue mandada construir por Carlos III y es obra del italiano Francesco Sabatini, siendo una de las cinco puertas de acceso que tuvo Madrid. Se encuentra en el centro de la plaza, junto a una entrada del Parque del Retiro. De estilo neoclásico, es un reflejo de los arcos romanos, siendo el primer arco de triunfo de este estilo construido en Europa posterior a la caída del Imperio Romano. La decisión de Carlos III para sustituir la antigua puerta y exigir una monumental quedaba dentro de la idea del monarca para engrandecer Madrid. El diseño final consistió en la fusión de dos proyectos, motivo por el que la Puerta de Alcalá presenta dos fachadas diferentes. Las obras de construcción se iniciaron en 1770 y terminaron en 1779. Los adornos que luce hacen referencia al poder del monarca, representado por las armas y armaduras depositadas en referencia al enemigo vencido, también podemos ver las alegorías a las características reales: Justicia, Prudencia, Templanza y Fortaleza.

Texto extraído de nuestro libro ‘Estatuas y Monumentos de Madrid’

Estatuas y Monumentos de Madrid

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR