Aunque en primavera y en verano eran las épocas más visitadas del paseo, también tenía su encanto en invierno y aprovechando los rayos del sol mañaneros, algunos hasta se atrevían a ocupar las sillas. El paseo de Recoletos toma su nombre del antiguo convento de agustinos recoletos que allí existía en tiempos de Carlos IV, formando parte del antiguo Prado. Se dice que, al bajar los monarca en coche a dicho paseo, el reloj del convento daba las horas emitiendo tocatas musicales que estaban de moda en aquel momento. Según Velasco Zazo, también había en el convento una gran y famosa bodega donde se despachaba vino al mayor y menor, se le llamaba “del Mico” o “de la Mona”. De ahí puede venir el dicho “coger la mona”

Fotografía incluida en nuestro Estuche de Imágenes del Madrid Antiguo.Paseo de Recoletos, años 30