Casi todo el mundo sabe quién fue Beatriz Galindo, La Latina. Además de escritora y humanista, se la conoce principalmente por ser la preceptora de la reina Isabel La Católica y de sus hijos.

Sus habilidades con el latín le hicieron valedora de su apodo y, posteriormente, el barrio madrileño donde estableció su residencia, adoptó esta seña. Fue ella la impulsora de la fundación del Hospital de la Latina y del convento de la Concepción Jerónima.

Sin embargo, no todo el mundo conoce al que fuera su esposo. Nos referimos a Francisco Ramírez de Madrid, apodado “el Artillero”. Además de ser un capitán artillero español, también fue consejero de los Reyes Católicos y secretario del rey Fernando el Católico.

Cuando murieron, los cuerpos de Beatriz Galindo y su marido fueron enterrados en los sepulcros situados junto al retablo mayor del citado convento de Concepción Jerónima. El cuerpo de La Latina estaba concretamente en el coro de la iglesia.

En 1890 el convento fue demolido, siendo trasladados sendos sepulcros a la Casa y Torre de los Lujanes. Pero el cuerpo de la famosa preceptora fue al convento que las religiosas tienen en El Goloso.

Ahora, el Ayuntamiento de Madrid ha encargado a Juan Antonio Mondéjar Majuelos que restaure los sepulcros de Beatriz Galindo y Francisco Ramírez de Madrid, diseñados en el S. XVI. El proyecto tiene un presupuesto de 39.518 euros.

Más información en Madridiario.