nav-left cat-right
cat-right

El origen de Madrid

Como no hay nada mejor que comenzar un proyecto desde los cimientos, lo más conveniente será que acudamos a los orígenes de nuestro objetivo. Pues bien, todo apunta a que parte de los terrenos que hoy ocupan Madrid ya existían hace 200.000 años, es decir, en el Paleolítico.

 

Parece que el curso del río Manzanares era mucho más caudaloso en aquel tiempo debido a los riachuelos y afluentes que desembocaban en el mismo. Este accidente geográfico provocaría que la zona fuese muy transitada por grandes animales como mamuts, elefantes o rinocerontes. Razón por la que en las zonas aledañas se encontraran -en el S. XIX- herramientas de sílex propias de una actividad como la caza.

Se tiene constancia de que en el Neolítico existía vida en estos terrenos. Con la aparición de la agricultura y el cambio en los hábitos de vida -que evoluciona de nómada a más sedentaria- aparecen los primeros núcleos de población. Se han descubierto restos de pequeños poblados y necrópolis en la zona de Villaverde, Cerro de las Vistillas, Carretera de Andalucía y la orilla derecha del Manzanares.

La población asentada en los actuales terrenos madrileños continúa a lo largo de la Edad de Bronce y de Hierro. Con la romanización se establece un sistema de comunicación de calzadas que cruza la península. Y en este sentido, Madrid se ve atravesado por las principales vías del comercio. Serán destacados poblados agropecuarios Complutum (Alcalá) y Miacum (actual Casa de Campo). Otros de menor importancia estarán en Getafe, Villaverde Bajo, Puente de los Franceses y San Martín de la Vega.

Restos paleontológicos cuaternarios encontrados en las terrazas del Manzanares de Madrid en la década de los años cincuenta del siglo pasado

Para los estudiosos de Madrid existe un tema controvertido. Y es si existió alguna vez un Madrid visigodo. Lo cierto es que tras la caída de los romanos, Toledo gana población en detrimento de Madrid, ya que acoge a las gentes que han ido abandonando los puntos de interés que enlazaban las calzadas. 

Para Jaime Oliver Asín, autor del libro “Historia del nombre de Madrid”, Madrid fue fundado en el S. VII sobre el Arroyo de las Fuentes de San Pedro (actual calle Segovia). Según Oliver Asín, en esta zona se asentó un poblado dedicado al pastoreo y a la caza, cuyo nombre era “Matrice”, que significa madre de aguas o arroyo. Si existió o no, lo cierto es que su población fue muy pobre. Tras los visigodos, como sabemos, llegarán los musulmanes que invadirán los terrenos y fundarán “Mayrit”.

Más información en “Historia breve de Madrid” de Fidel Revilla, Ramón Hidalgo y Rosalía Ramos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies