nav-left cat-right
cat-right

El origen de Collado Mediano

Existen restos de un asentamiento con fortificaciones sobre las lomas de Peña Rubia- El Jaralón correspondientes al Calcolítico y a la Edad de Bronce. Los restos arqueológicos recuperados corresponden a cerámicas realizadas a mano, elementos líticos y restos de molinos de mano elaborados en granito.

También referencias de poblaciones romanizadas como origen de la villa ya que uno de los posibles trazados de la calzada que pasaba por Madrid y Segovia atravesaba el municipio de Collado Mediano. Esta calzada dio lugar a asentamientos romanos, de hecho, el nombre de Collado procede del latín “collis- is”, que significa tierra levantada.

En 1287 un documento de Sancho IV señala los territorios y poblaciones que componían el Real de Manzanares, donde se ubicaba Collado. Durante el siglo XII y XIII, Segovia y Madrid se disputaron la posesión de este municipio, ya que era una zona de paso de la Sierra de Guadarrama. Aunque desde 1268 formaba parte del Real de Manzanares, los conflictos continuaron.

Fue en 1630 cuando doña Ana de Mendoza, sexta duquesa del Infantado y señora del Real, solicitó y consiguió para Collado la ejecutoria de villa. A pesar de este cambio de condición, la forma de vida de las gentes del lugar no debió cambiar mucho, su economía no dejó de ser pobre y dependiente del señor de Manzanares.

En el Siglo XVIII Collado contaba con unos 50 o 60 vecinos que se dedicaban principalmente a la agricultura y a la ganadería. El trigo era el principal producto para la alimentación  y la oveja era la base de explotación ganadera por excelencia. En el primer tercio del S. XIX Collado ya contaba con 70 vecinos que habitaban en las 48 casas que formaban la villa, además del Ayuntamiento, la escuela y la cárcel.

Ya entrado el S. XIX llegaron ltelegrafoos avances tecnológicos como la Torre del Telégrafo y el ferrocarril, consiguiendo así que Collado se convirtiera en un destino turístico. Un siglo después, a mediados del XX el número de habitantes es de 966, Collado empieza a crecer, se construyen escuelas, la casa del médico, un depósito de agua potable, una fábrica de electricidad…etc.

En los años setenta del S. XX, la estructura morfológica de la ciudad cambia por completo, como consecuencia del desarrollo turístico de la localidad, muchos terrenos agrícolas comenzaron a urbanizarse y desde entonces el perímetro y los establecimientos pensados para el turismo no han dejado de crecer.

Más información en Collado Mediano, una historia en imágenes, de Luz María del Amo Horga

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies