nav-left cat-right
cat-right

El Cine Ciudad Lineal

En el año 1959, la Ciudad Lineal era un tremendo barrizal donde solo algunos tramos de su calzada habían sido asfaltados. El cruce de la antigua carretera de Hortaleza con la calle de Arturo Soria era uno de los puntos de mayor tránsito, sobre todo porque allí se daban cita los vecinos de los barrios de Hortaleza y Canillas. En esa intersección se construyó un cine que llevaría anexo una sala de fiestas, nos referimos al cine y club Ciudad Lineal.

El cinematógrafo fue adquirido por una nieta de Julián Reyzábal, uno de los hombres con más locales de espectáculos de la ciudad que vivirían de este negocio tras varias generaciones. El proyecto fue llevado a cabo por el afamado arquitecto José Luis Sanz de Magallón, obteniendo un premio por este trabajo.

El cine se levantó en unos terrenos que estaban hasta el momento despoblados, pertenecientes a la manzana 79 de la Ciudad Lineal, colindando con un antiguo hotel conocido como Villa Sol. El edificio constaba de cuatro alturas destinadas a viviendas con fachadas a las calles López de Hoyos, Arturo Soria y Vicente Muzas. El desnivel que había entre ellas facilitó la construcción de la sala de fiestas.

El edificio de viviendas cubría casi toda la fachada y el patio de butacas cubría gran parte del solar del cine. Debajo de las viviendas, en la esquina, se abrió la puerta del local, dejando acceso a la sala de fiestas por la calle de López de Hoyos.

El edificio tenía una estructura sobre hormigón armado, salvo la cubierta del patio de butacas para la que se empleó una estructura de cerchas de hierro y planchas de uralita. Sus fachadas eran de ladrillo visto y sobre la entrada al cine se colocaron dos marquesinas de hormigón armado con cierto aire racionalista que enmarcaba el espacio destinado a las carteleras.

El cine se inaugurcine ciudad linealó en 1961 como sala de primer reestreno y obtuvo un lleno en todas las sesiones. Funcionó durante muchos años sufriendo solo pequeñas mejoras pero conservando su aspecto inicial. Cerró en 1994 y fue en este momento cuando más reformas sufrió al convertirse en dos salas. Durante doce años funcionaron muy bien pero, finalmente, echaron el cierre.

Más información en Cines de barrio de David Miguel Sánchez Fernández.

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies