nav-left cat-right
cat-right

El Barrio de la Morería

En muchas ciudades, en diversos pueblos de España hay una calle, una plaza, un callejón o siquiera una escalinata de la Morería, puesto que ésta formó parte importante de la vida española durante varios siglos de convivencia de los que profesaban ambas religiones. A raíz de la conquista de Madrid por Alfonso VI, se señaló oficialmente a los musulamanes un barrio para que lo habitaran, dentro del recinto de la Villa. Así nació este sector urbano que desde entonces, y hasta mediados del Siglo XIX, conservó su peculiar aspecto. La construcción del viaducto obligó a derribar calles enteras, salvándose algunas de la primitiva Morería y a la que Carrere cantó de manera sonora:

Barrio de la Morería, patinado de poesía
y ungido de tradición: con sus casucas judaicas
con sus leyendas arcaicas y su onda desolación.

Es precisamente la Plaza del Alamin, actual Plaza del Alamillo, no de Alamillo. como indicó uno de sus rótulos, la que nos introduce en el antes denominado ‘barrio moro’; se trata de una de las más características del mismo. De las dos tradiciones que se refieren al origen del nombre de esta plazuela, parece la más veraz la que asegura que se debe a que hubo en tiempos lejanos un álamo, no excesivamente grande, diminutivo alamillo, que se hallaba en un extremo y que aún conoció Mesonero Romanos. Acabó siendo arrancado por un huracán antes que tuviera ocasión de crecer y en la actualidad ha sido sustituido por otros de la misma especie que, junto a un olmo, prestan encanto a la plaza, colaborando con su efecto pintoresco los desniveles del suelo.

Plaza del AlamilloPlaza del Alamillo

La otra tradición dice que en una casa de la plaza, en tiempos de la denominación musulmana, se reunía el tribunal cuyo nombre en árabe es alamud, alamillo. En relación con este origen islámico del nombre, se llamaba “palacio del Rey Moro” a un edificio destruido a mediados del Siglo XIX.

Texto extraído de nuestro libro: Leyendas y anécdotas del Viejo Madrid (Segunda parte)

Leyednas y anécdotas del viejo Madrid

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies