nav-left cat-right
cat-right

Cuando Madrid se iluminaba con velas de sebo

Hoy en día al hablar del gas pensamos inmediatamente en la calefacción y el agua caliente, sin embargo, el primero objetivo de la industria del gas fue la iluminación de las calles y de las viviendas madrileñas. El alumbrado público había brillado por su ausencia en la esta villa caótica y oscura hasta que el primer borbón, Felipe V, mandó colocar faroles en los edificios a la altura de la planta principal. La orden no tuvo mucho éxito. El propio regidor de Madrid tuvo que ser multado por negarse a instalar en su casona los tres faroles que le correspondían, y debía ser un oscurantista convencido, pues pagó la multa y siguió sin ponerlos.

Carlos III aborda por fin la creación del alumbrado urbano. En 1765 se instalaron los primeros faroles públicos, inicialmente provistos con velas de sebo. Al toque de oraciones, los faroleros procedían a encenderlos uno por uno, subidos en sus escaleras. Aquellos primeros faroles causaron sensación. Los lugareños de los pueblos y ciudades próximas a Madrid venían a ver el gran espectáculo de luz que ofrecían las principales calles de la Villa. Con todo, costó lo suyo acostumbrar a los esquivos y lucífugos noctámbulos. En 1766, con motivo del motín de Esquilache, la masa enfurecida acabó con todos los faroles. Los nuevos faroles hicieron las delicias de los sempiternos gamberros de la Villa, que los aprovechaban para ensayar puntería. Tantos faroles rompían los vándalos que se estableció una multa de 6 ducados por lámpara rota, y si se reincidían se les obligaba a pasear por las calles con el farol quebrado colgado del cuello.

El caso es que las velas de sebo eran sucias, malolientes y se apagaban con facilidad. Así que la llegada del gas fue bien recibida. En 1832 se instalaron los primeros cuatro faroles de gas en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real, pero la falta de inversores hizo que hasta 1849 no se abordase la creación de una mínima red de conducción del gas, para alumbrar distintas calles del centro.

Extracto de nuevo libro “El Madrid Olvidado” de Carlos Osorio, más información aquí.

madrid olvidado

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies