nav-left cat-right
cat-right

Búnkeres y restos de la Guerra Civil en Madrid

Los búnkeres eran estructuras enterradas de hormigón armado cuya misión era proteger a los ciudadanos de bombardeos y artillería durante los asedios a Madrid. Uno de los más importantes se encuentra bajo el Parque del Capricho, en la Alameda de Osuna.

Hay que descender quince metros de profundidad para encontrarlo. Su galería central albergaba el Estado Mayor del Ejército Republicano del Centro, siendo el núcleo de mando de los últimos combates. En la superficie están las puertas de acceso, blindadas, bajo una losa de hormigón de un metro de espesor. Las escaleras descienden hasta otra nueva cámara blindada que permite el acceso al búnker. La estructura del mismo es un corredor central con espacios abovedados a sus lados. Desde 1974 es propiedad municipal y ha sido utilizado como almacén y, en algunas ocasiones, como decorado de películas.

Fotografía de Robert Capa (extraída del Diario Público).

Fotografía de Robert Capa (extraída del Diario Público).

Cuando se construyó la línea 6 de Metro en su tramo Moncloa- Ciudad Universitaria, se encontraron restos de trincheras y un nido de ametralladora. Entre los escombros se encontraron balas, clavos, proyectiles, vainas, pedazos de fusiles y piezas de mortero.

Este tipo de restos es muy habitual encontrarlos también en la zona de la Casa de Campo. Durante la construcción del Parque de Atracciones se encontró un obús. Y en las obras del delfinario del zoo (más recientes) apareció un gran artefacto, que tuvo que ser explosionado por artificieros del ejército.

El cerro de las Canteras es un lugar donde más restos de la guerra se acumulan, ya que no ha sufrido apenas cambios. Se encontraron los restos de una larga galería subterránea que atraviesa por debajo la carretera de los Pinos, allí se encuentran varios nidos de ametralladoras del bando republicano, hoyos de morteros y pozos de tirador y trincheras. De hecho, las encinas, todavía conservan impactos de bala.

Más información en Madrid subterráneo, de Lara Almarcegui.

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies