nav-left cat-right
cat-right

Belleza secreta: El Monasterio de las Descalzas Reales

El Monasterio de las Descalzas Reales se levanta sobre el espacio que ocupó el palacio de los monarcas Carlos e Isabel de Portugal. Su hija Juana fue quien fundó en 1557 el convento de franciscanas descalzas que da nombre ahora al lugar y , allí permanecen sus restos, junto con una escultura orante de la reina realizada por Pompeyo Leoni.

Este monasterio es rico en decoración, cuenta con tapices tejidos sobre cartones de Rubens y en su día estuvo allí la tabla de La Anunciación de Fra Angélico, ahora en el Prado, y otras muchas obras de arte, que convierten  su interior en un auténtico museo, visitable en parte. Ocupa un edificio clasicista en pleno corazón de la ciudad, en una plaza que fue centro neurálgico de Madrid. Una plaza que sufrió muchas transformaciones con la llegada de José Bonaparte, que sin embargo no afectaron mucho al monasterio, que ha llegado casi intacto al presente.

Monasterio de las Descalzas Reales

Por este monasterio, fundado por Juana de Austria, hermana de Felipe II, pasó también María de Austria, viuda del emperador Maximiliano II de Habsburgo, con su hija de 13 años, Margarita. Ambas llegaron en 1580. Otras mujeres de la casa real y de la aristocracia entraron en el convento en los siguientes años, todas ellas acompañadas de grandes dotes y donaciones, lo que le redundó en la riqueza del monasterio y en la presencia de importantes obras dentro del mismo.

En su interior destaca también la iglesia, cuya fachada de atribuye a Juan Bautista de Toledo, pero de cuyo interior se hace autor al italiano Francesco Paciotto, que llegó a España a petición de Felipe II para que se ocupase de El Escorial. Gaspar Becerra realizó en 1565 un precioso retablo mayor, que lamentablemente desapareció tras un incendio en 1862, siendo sustituido por otro que estaba en el antiguo noviciado de jesuitas en la Calle de San Bernardo.

Monasterio de las Descalzas Reales

Del claustro se puede disfrutar durante las procesiones del Viernes Santo, cuando es recorrido acompañando a un Cristo Yacente de Gaspar Becerra durante el Santo Entierro. Es ahora un claustro cerrado, aunque no nació así, sino que fueron cubriéndose las arquerías probablemente para mitigar el frío en el interior del lugar.

Monasterio de las Descalzas Reales

Texto extraído de nuestro libro ‘500 Ideas para descubrir Madrid

500 Ideas para descubrir Madrid

Fotografias de Patrimonio Nacional y de En foto Madrid

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR