nav-left cat-right
cat-right

Así se hizo realidad la Gran Vía

El señor Bielsa, como concesionario de las obras, propuso al alcalde que sería conveniente que el rey las inaugurara con toda solemnidad. Se fijó la fecha para el jueves 31 de marzo pero se aplazó al lunes 4 de abril. Como anécdota, en la piqueta que usó Alfonso XIII se leía la siguiente inscripción: “Prolongación de la Calle Preciados a la Plaza de Callao y de ésta ala enlace de la Calle de Alcalá. Hizo la inauguración S.M el Rey Alfonso XIII, 31 de marzo de 1910”.

En la madrugada del 4 de abril de 1910, se acordonó un rectángulo en la Calle de Caballero de Gracia esquina a Alcalá, frente a la Iglesia de San José, con mástiles y paneles de flores con los colores nacionales. Delante del edificio de La Union y el Fénix, actual Metrópolis, se colocó la tribuna de los reyes.

Ésta se cubría en su parte central con un dosel sustentado por dos gigantes albardas, en el interior, un tapiz de la Real Fábrica de Tapices titulado Abdalón. A los lados, cuatro tapices flamencos y una alfombra de color anaranjado de la época de Fernando VII, cubría el piso. A ambos lados de la tribuna regia se dispusieron una para el gobierno y otra para el cuerpo diplomático. Delante de las tribunas se colocó una mesa cubierta con terciopelo rojo para la firma del acta. Setecientas cincuenta sillas para los invitados completaban el acto oficial.

Desde primeras horas de la mañana se habían congregado los madrileños detrás de la zona acordonada. A las once y cinco llegaron la Reina Madrid doña María Cristina, las infantas doña Isabel, ‘la chata’, y doña María Teresa, y el infante Don Fernando con su hermano el príncipe Adalberto de Baviera al son de la marcha real.

A las once y veinte sonó de nuevo para dar la bienvenida a los reyes que llegaban en carroza, entre la escolta real, acompañados del príncipe Leopoldo. El rey vestía uniforme de capitán general con largo capote gris y casco, y la reina traje de terciopelo negro, boa de armiño y sombrero azul adornado con plumas.

Fueron recibidos por José Canalejas, presidente del Gobierno y José Francos Rodríguez, alcalde de Madrid. Después, el regidor presentó al sacerdote el señor Jiménez, párroco de la Iglesia de San José, cuya casa sería el primer edificio demolido, y comenzó el acto con unas breves palabras del alcalde y del presidente del Gobierno.

Acto seguido, Alfonso XIII descendió de la tribuna regia y se dirigió a la Calle de Alcalá cruzando la estrecha calle de San Miguel, que ese día celebraba su acta de defunción, y continuó hasta la denominada Casa del Cura, por ser la residencia del párroco de la colindante Iglesia de San José y después subió a una nueva tribuna.

Allí el contratista de las obras le ofreció al rey la piqueta de oro y plata y, mientras la Banda Municipal dirigida por el maestro Villa, entonaba la Marcha Solemne, Alfonso XIII, dio un golpe en la jamba de una de las ventanas produciendo un gran desconchón. Vivas y aplausos acompañaron la acción. La banda entonó el pasodoble Dos de Mayo del maestro Chueca y sobre los tejados de la Casa del Cura aparecieron varios obreros encargados de acometer la demolición. Trabajaron con tanto ahínco que provocaron los aplausos de los asistentes. Desde uno de los tejados uno de los obreros gritó: “¡Viva el rey! ¡Viva el alcalde! ¡Viva el pueblo de Madrid!”, mientras la banda interpretaba la Marcha Triunfal. Inmediatamente aparecieron doce obreros que secundaron a los otros en el manejo de la piqueta. El alcalde dio orden de que se les entregara 25 pesetas a las dos primeras personas que dieron el primer golpe. Antes de que el rey y las personalidades se marcharan, salió el primer carro de escombros.

Al día siguiente, en el diario La España Nueva, un periodista tituló la noticia “Alfonso XIII hinca el pico”. Se trataba de Francisco Serrano Anguita, quien con los años logró ser uno de los grandes de su profesión y Cronista de la Villa.

EXTRACTO DE NUESTRO LIBRO ‘LA GRAN VÍA, CIEN AÑOS DE HISTORIA


Inicio de las obras de la Gran Vía
Histórico momento en el que Alfonso XIII inaugura las obras de la Gran Vía

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR