Mes: junio 2013

Presentación fotográfica de tranvías madrileños

Hoy queremos ofreceros una presentación fotográfica de tranvías madrileños. Aquellos trenes que circulaban sobre raíles y que eran el transporte más extendido para moverse por Madrid, al menos, durante algún tiempo. La primera línea de tranvía que tuvo la ciudad fue inaugurada el 31 de mayo de 1871 y conectaba los barrios de Argüelles y Salamanca pasando por la Puerta del Sol. Los primeros tranvías que pasearon por Madrid eran de dos pisos, con capacidad para 45 personas y tirado por caballos y mulas. Las fotos no tienen desperdicio, repasan la historia del siglo pasado de nuestra ciudad, distintos escenarios, distintas personas. Un montaje que queremos agradecer a Carlos Pimentel, su autor, y a la Druida, de donde se han obtenido las imágenes y la información. Para visualizarlo, pincha...

Leer más

Brunete, un pueblo con mucha historia

Hoy, como todos los jueves, encaminamos nuestros pasos a una localidad de la Comunidad de Madrid, en esta ocasión, hemos elegido Brunete. Un pueblo con mucha historia en sus espaldas que se encuentra a pocos kilómetros de la capital. Brunete es sinónimo de la Guerra Civil española. Todo el mundo sabe que allí se libró una de las más duras batallas de la contienda. Aún hoy, si los parapsicólogos quisieran acercarse a esa tierra, podrían obtener más de una psicofonía que recordara aquel acontecimiento. No existe una teoría clara sobre su fundación, aunque parece que fue un grupo de nómadas segovianos quienes se asentaron allí y se dedicaron a la ganadería. A pesar de que se han encontrado restos de dos yacimientos que se remontan a la época romana, la conquista musulmana hizo que estos terrenos pasaran a manos de un sarraceno llamado ‘El Morillo’, que vivía en el castillo de Villafranca y que tras la Reconquista ocuparon los cristianos. Las primeras noticias que se tienen de Brunete se remontan a 1452, cuando Enrique IV cedió a los vecinos la propiedad de la dehesa boyal. Algunas décadas después, en 1480 los Reyes Católicos se lo pasaron a los Marqueses de Bobadilla. Será Carlos I quien otorgue el título de Condes de Chinchón a los dueños de Brunete, a quienes pertenecerá hasta el S. XVIII. A partir de este momento, la villa aparecerá como señorío de Domingo Grilloe,...

Leer más

La calle de la Cabeza

Situada entre las calles Ave María y Lavapiés, esta calle está relacionada con una de las leyendas más interesantes de Madrid. Se dice que en una casa de esta calle vivía un cura acomodado con su criado. Parece que este último, codicioso, decidió robarle al cura y después asesinarle cortándole la cabeza. Después de este acto tan villano decidió emigrar a Portugal. Pasado un tiempo, el criado regresó a la Corte disfrazado de caballero. Una mañana, decidió comprar en el Rastro una cabeza de carnero, la metió bajo la capa y se marchó andando. Un alguacil que pasaba por allí vio el reguero de sangre que iba dejando y entonces le preguntó qué llevaba. El criado le contestó que una cabeza de carnero, pero al enseñársela comprobó que era la cabeza del sacerdote que había asesinado. Fue llevado a la cárcel de la villa, juzgado y sentenciado a la pena de muerte. Fue ahorcado en la Plaza Mayor. Una vez fue cumplida la sentencia, la cabeza se convirtió de nuevo en la del carnero. Después de aquel drástico acontecimiento y con la intención de que no quedara en el olvido, Felipe III ordenó que se pusiera en la fachada de la casa del crimen, una cabeza de piedra representando al sacerdote. Pero los vecinos pidieron que se quitara porque les asustaba, y que en su lugar se edificara una capilla en honor...

Leer más

Los refrescos que tomaban los madrileños de antes

La cerveza, el vino y el vermuth son las bebidas más populares entre los madrileños a la hora del aperitivo, aunque hay quien prefiere los refrescos de limón, naranja, cola y un sinfín de sabores más. Estamos hablando de nuestros días. Pero si nos retrotraemos al pasado, la cosa cambia. En otros siglos hubo todo tipo de brebajes, naturales o fermentados. Los más famosos fueron la aloja, la carraspada, el hipocrás y el hidromiel. En las verbenas, los taberneros preparaban un refresco al que llamaban “limoná”, que consistía en endulzar el vino blanco con azúcar, canela, trozos de fruta y zumo de limón. Y los que no querían alcohol, tomaban “agua de cebada”, bebida malteada natural muy saludable. Hoy solo se despacha en un kiosco estival situado en la esquina de Narváez con Jorge Juan. Otras bebidas muy demandadas en verano son los granizados y las horchatas. Antes de que llegaran a nuestra ciudad las bebidas gaseosas extranjeras, los taberneros solían servir jarabes a los que añadían un chorro de sifón. El más popular fue el de zarzaparrilla, de gran parecido a la gaseosa de cola. Estos jarabes con seltz sobrevivieron hasta los años ochenta del siglo pasado. En el capítulo de los aguardientes, eran muy populares el anís de Chinchón y el de Cazalla. En los tiempos en los que los aguadores recorrían las calles, muchos castizos pedían su vaso de agua con...

Leer más

Tienda OnLine

Síguenos

¡Suscríbete!

Sobre nOSOTROS

Editorial especializada en la historia de Madrid desde hace más de 30 años. Puedes encontrarnos en el corazón histórico de la ciudad, en la calle Mayor 80, casi a la altura de la plaza de la Villa. Allí descubrirás libros, fotografías antiguas, planos y grabados que abarcan todos los temas imaginables sobre Madrid. En la tienda virtual se ofrece también el catálogo de consulta y la posibilidad de comprar.

vISITA vIRTUAL

Enlaces Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies