Mes: diciembre 2010

Vídeo: Nochevieja en la Puerta del Sol

Nochevieja. Como todos los finales de año, nuestra Puerta del Sol se convierte en la protagonista del país. La tradición dice que cuando se acerque la medianoche, los madrileños y los no madrileños, se acerquen de manera real o virtual a esta plaza para despedir al compás de las campanadas el año viejo. El artículo de hoy no pretende aportar información novedosa sobre las costumbres que se llevan a cabo todos los 31 de diciembre. Sólo pretende mostrar una secuencia de imágenes de la Puerta del Sol, sus principales edificios y transformaciones a lo largo de los años. Es un vídeo que recorre alguno de los hitos que sucedieron en este escenario a lo largo de la historia de Madrid. Instantáneas que nos transportan a otros tiempos y que -a muchos- nos devuelve con nostalgia los recuerdos del pasado. El montaje va a compañado musicalmente de uno de los símbolos del pop español, “Un año más” de Mecano. Desde Ediciones La Librería queremos decir adiós a 2010 (no felicitarlo como se dice en el vídeo) y desear a todos lo mejor para el nuevo año que comienza muy pronto. (Vídeo, aquimecole, Youtube)....

Leer más

El reloj de la Puerta del Sol

A pocas horas de que toda España esté pendiente del reloj más conocido del país, nos proponemos hablar de su origen y de la tradición de las campanadas. El actual reloj que hoy corona la Casa de Correos -sede del Gobierno regional- en la Puerta del Sol es relativamente moderno. Fue un regalo de uno de los más prestigiosos relojeros de la Europa del S. XIX. Nos referimos a José Rodríguez de Losada. Quien fabricara más de 6000 relojes (casi todos de bolsillo) donó en 1856 el famoso reloj que hoy todos conocemos. Su maquinaria es de las mejores, tiene sonería de horas y de cuartos y su péndulo mide tres metros.  Sin embargo, un periódico de Carabanchel, “Panoramas” relataba en 1929 la historia del antiguo reloj y su por qué. En 1768 se ordenó construir un edificio que albergara los servicios de correos. Algunos cronistas dicen que el reloj de bola que coronó el edificio fue colocado a petición del pueblo. Sin embargo, según este diario, el objetivo del reloj era recordar a los madrileños que todos los mediodías debían dar pruebas de su fe rezando un Ave María. Como esta demostración se olvidaba, convinieron instalar en lo alto del edificio de Correos y Postas dicho reloj. Según las crónicas del momento, el día de la inauguración, cuando sonaron las doce, todos los viandantes se descubrieron y guardaron religioso silencio, pero ninguno rezó la oración porque quedaron...

Leer más

Turrones de la Casa Mira

El artículo de hoy va dirigido a los dulces por excelencia de las navidades. En la actualidad existen turrones de todos los sabores y texturas y son muchas las pastelerías que elaboran este postre. Pero, de entre todas ellas, la primera que hubo en Madrid y que hoy sigue abierta es Casa Mira. Su fundador, Luis Mira, llegó a Madrid procedente de Asturias en 1850. Al principio, se dedicó a vender turrones de manera ambulante por la Puerta del Sol y alrededores. Cinco años más tarde instalaría su comercio en el número treinta de la Carrera de San Jerónimo. Actualmente regenta el negocio la sexta generación de esta saga. Carlos Mira, tataranieto del fundador, es hoy el encargado de perpetuar un oficio tan antiguo como dulce. Los turrones se realizan en los talleres que tienen en Jijona y en la propia trastienda del local. La fama de estos turrones -muchos de ellos delicatessen- ha traspasado fronteras. Son asombrosas las colas que se forman a sus puertas pese al frío que caracteriza a las navidades madrileñas. Y es que la clave es su elaboración artesana y la materia prima de sus productos. En Casa Mira no sólo se pueden adquirir turrones, sino también mazapanes, frutas confitadas, peladillas y otros manjares similares. Recomendamos degustar estos caprichos navideños recién hechos por manos expertas y de calidad insuperable.    Más información en “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, de Mª Isabel Gea...

Leer más

La plaza de Santa Cruz

Hoy, Día de los Santos Inocentes, es un día tradicionalmente común para ser objeto de una “inocentada”. El sitio más recomendado para esta fecha es la Plaza de Santa Cruz. Los puestos navideños situados aquí están especializados en artículos de broma -para todos los gustos- y todo tipo de artilugios para la diversión. A principios de siglo pasado, como ilustra la imagen, no eran frecuentes este tipo de puestos, sino los tradicionales de figuritas de Belén. Esta plaza, próxima a la Plaza Mayor, es un sitio muy transitado en estas fechas por los motivos anteriormente expuestos. Sin embargo, nosotros recomendamos que quiene recalen por aquí reparen en el Palacio de Santa Cruz, actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. Una obra arquitectónica de Juan Gómez de Mora cuyo origen se remonta al S. XVII. Comenzó a construirse en 1629 y en 1634 albergará a la cárcel de la Corte, es decir, a los presos que pertenecían a las clases altas. En el lado izquierdo de la planta baja estaban los presos, mientras que en el lado derecho se ubicaban los escribanos. Justo encima de ellos, en la primera planta, trabajaban los alcaldes, mientras que en el otro ala se hallaban los tribunales y en el sótano, los calabozos. Carlos III trasladará esta cárcel al desaparecido Convento del Salvador, a la espalda del edificio. Desde entonces, se convirtió en Palacio de Justicia hasta 1837, momento en que pasará a...

Leer más

Las castañeras

El otoño llega Madrid cuando vemos aparecer los primeros puestos de castañas. Suelen instalarse por el mes de noviembre cuando el frío empieza a hacer mella en la ciudad. Aunque este fruto abunda en Galicia y Asturias son un símbolo capitalino en forma de puestecillo callejero. Hace años vender castañas asadas en la calle era un oficio de mujeres, conocidas popularmente como castañeras. Hubo un tiempo en que se asentaban en cualquier esquina, plaza, zaguán o boca de metro. Sus armas de trabajo eran un hornillo, el puchero, la materia prima y una paleta para voltearlas. Solían ser mujeres maduras y curtidas por el frío helador que en esos años era propio de los inviernos madrileños. Muchas, entradas en años, llevaban toda su vida dedicándose a vender castañas calentitas al viandante a cambio de un puñado de monedas. Eran conocidas en los barrios donde se instalaban, representaban un elemento más de los mismos. Su apariencia era casi siempre similar: vestían de negro, con pañuelo a la cabeza, toquilla sobre la espalda, guantes para sus manos repletas de sabañones y mantas para abrigar sus cansadas piernas y ateridos pies. Las castañeras eran figuras entrañables asociadas indefectiblemente a los preludios de la Navidad. Existen desde el S. XIX, hubo muchas muy famosas y conocidas, como una tal Geroma, que tenía su puesto en el Rastro y a veces lo trasladaba a la Puerta del Sol. Hoy, esta imagen del...

Leer más

Tienda OnLine

Síguenos

¡Suscríbete!

Sobre nOSOTROS

Editorial especializada en la historia de Madrid desde hace más de 30 años. Puedes encontrarnos en el corazón histórico de la ciudad, en la calle Mayor 80, casi a la altura de la plaza de la Villa. Allí descubrirás libros, fotografías antiguas, planos y grabados que abarcan todos los temas imaginables sobre Madrid. En la tienda virtual se ofrece también el catálogo de consulta y la posibilidad de comprar.

vISITA vIRTUAL

Enlaces Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies